Buscar

Intestino grueso: ¿por qué es necesario que lo limpies?

Actualizado: abr 1

Ya hablamos del intestino delgado así que es momento de pasar al intestino grueso. A un nivel más profundo, el intestino grueso está ligado a los pulmones razón por la cual las problemáticas están profundamente interconcectadas.


Un colon alterado se manifiesta en una emoción que no fluye y en una respiración que es insuficiente. Esto provoca mala circulación, estreñimiento, dolores de cabeza, exceso de mucosas y vértigo.

A nivel emocional, el mal funcionamiento de los intestinos genera una difusa sensación de tristeza, apego, rigidez y egocentrismo. Podemos decir entonces que un colon en mal estado habla de temas relacionados al soltar, al retener de más, o al soltar demasiado.


¿Cómo es una evacuación normal?

Para comenzar, no necesita de un auxilio externo más que de una alimentación equilibrada.

A nivel frecuencia, deberíamos evacuar tantas veces al día como comidas importantes hayamos realizado.

Sin embargo también es importante entender la velocidad de nuestro tránsito intestinal. Mucha gente se califica de regular por el solo hecho de evacuar diariamente, pero la supuesta regularidad puede encubrir retrasos de varios días, lo cual es constipación.


En condiciones normales debemos evacuar dentro de las 20 horas de cada ingesta importante que realizamos. Esto significa que los desechos de un almuerzo deben eliminarse a la mañana siguiente.


Para comprobar la velocidad de tu tránsito intestinal te invito a que comas en tu almuerzo alguna verdura que tenga un color muy marcado (como la remolacha/betarraga) y chequees el tiempo que transcurre hasta que tus heces se tiñan de ese color.


A nivel consistencia tiene que ser firme, sección uniforme y de estructura continua (forma de banana), color pardo, ausencia de olor y no debe ensuciar el fondo del inodoro ni el ano. El abundante uso de papel higiénico y desodorantes, es un claro síntoma de los problemas intestinales.


Te dejo algunas claves para entender las anomalías:


El color amarillento o verdoso indica problemas biliares.

El color oscuro, alto consumos de proteína animal y estreñimiento.

La falta de forma, mucho consumo de lácteos y azucares.

Heces contraídas, mucha sal, poco agua y falta de fibra.

Sección abultada, excesiva dilatación del colon.

Color amarillento y consistencia pegajosa, dificultades en el páncreas y por ende en los niveles de glucosa en sangre.

Si burbujea hay exceso de humedad.

Cuando las heces flotan, casi siempre es debido a una absorción deficiente de los nutrientes de los alimentos o a un exceso de gases. También puede suceder cuando se produce una infección gastrointestinal.


Los gases intestinales también representan una señal sobre el mal funcionamiento intestinal. En este caso se trata de fermentación o putrefacción de los alimentos en los intestinos, por transito demasiado lento o flora desequilibrada.


Es necesario remarcar que cuando el intestino está enfermo envía un intenso caudal de toxinas hacia el resto del organismo, generando una debilidad cada vez mayor en el sistema inmunológico que es de quien depende nuestra salud integral.

💫Si querés que te ayude a armar un protocolo de depuración para tu hígado e intestinos escribime al correo info@mujersandia.com y coordinemos una cita. Estoy atendiendo online


Espero que esta información te sirva,

Jorgelina.


* Información trabajada en la formación de fitoterapeutas de Florencia Fasanella.


#salud #saludfemenina #feminismo #empoderamientofemenino #limpieza #fitoterapia #intestinogrueso




28 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo