Buscar

Olvídate de todo lo que te hayan dicho sobre tu fertilidad y volvamos a pensarlo.

No importa lo que te hayan dicho acerca de tu fertilidad, lo primero que me gustaría que sepas (recuerdes) es que tu cuerpo es la suma de una compleja interacción entre factores sociales, psicológicos y emocionales que influyen de una manera muy profunda en tu capacidad para concebir y que esto que parece una traba total, es algo que podés trabajar de manera consciente para mejorar tu capacidad fértil.


También me gustaría recordarte que las palabras crean realidades y que si aceptás la etiqueta de “estéril” o “infertil”, de alguna manera es la vida que vas a comenzar a vivir. ¿Realmente estás dispuesta a asumirla? Porque yo creo que hay muchísimo camino por recorrer, más allá de la edad que tengas. Y también estoy segura de que si es una etiqueta que te colgaste y ahora te la querés sacar, podemos hacerlo, pero es fundamental que seamos realistas y aceptemos que trabajar sobre el concepto de vos misma es un proceso y no un acontecimiento. Necesitamos tiempo.


En esta publicación quiero dejarte 4 pasos que te pueden ayudar a empezar a trabajar en este tema desde la mirada de la fertilidad consciente (siempre trabajamos desde la fertilidad, nunca de la infertilidad! Atención con eso).


¡Manos a la obra!


Paso uno: Mirá el panorama completo. Puede que te sientas sola en todo esto, pero en este mismo momento son millones de mujeres las que estamos explorando territorios para sentirnos en mayor equilibrio con nuestras vidas (salud, profesión, amor, familia). Puede ser que estés metida en una carrera en la que ni siquiera querías participar. Así que vamos despacio que el sistema se mueve demasiado rápido y genera cambios que son avasalladores.


Paso dos: Si tenés más de 35 años y estás tratando de quedar embarazada, revisá atentamente tu programación con respecto a ser o sentirte «demasiado vieja». La medicina nos ha contando este cuento en mil oportunidades, sin embargo te dejo unos datos: Según las estadísticas, alrededor de dos tercios de las mujeres mayores de 35 años que quieren quedar embarazadas NO tendrán problemas de fertilidad, mientras que en las mujeres mayores de 40 años este porcentaje es del 50%.

Te dejo una pregunta, ¿en verdad creés que tu cuerpo no es capaz de gestar un bebé sano a tu edad? Pero esperá, te la hago una vez más, ¿en verdad lo creés?


Paso tres: Es hora de analizar las conexiones que hay entre tus emociones, tu familia y la fertilidad. Hay millones de mensajes que hemos interiorizado en la infancia y que afectan nuestra capacidad para concebir.

Una forma de abordar este trabajo es hacer un árbol genealógico en el que además de incluir los nombres de tus familiares incluyas sus enfermedades o síntomas físicos, sus características emocionales y cualquier dificultad reproductora que puedan haber tenido. Tu familia es tu modelo.


Paso cuatro: Identificá tu ambivalencia. Es perfectamente normal desear muchísimo un bebé y al mismo tiempo sentir terror por el proceso. ¿Y por qué no? Un hijo cambia la vida permanentemente y de formas que no se pueden planear. La ambivalencia sólo es un problema cuando no se la reconoce ni se la trabaja.


💫 Después de leer estos puntos espero que encuentres un poquito de luz para manifestar la realidad que deseás vivir y si querés que te acompañe en tu búsqueda hacia una fertilidad consciente y natural escribime para que coordinemos una cita, estoy atendiendo de manera online.


Un abrazo del que crezcan miles,

Jorgelina.



#saludfemenina #feminismo #empoderamiento #estarbien #fertilidad




29 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo